Flora Colombiana

Anuncios

Reseña: Como agua para chocolate — LIBROS ENTRE ALGODONES

Título: Como agua para chocolate Autora: Laura Esquivel Nº de páginas: 216 Editorial: DE BOLSILLO Género: Narrativa contemporánea Una novela sorprendente, inolvidable, cuyo tema gira en torno a un amor imposible para cuya consecución la protagonista recurrirá a las artes culinaras. Bajo la apariencia de un folletín por entregas y encabezando cada capítulo […]

a través de Reseña: Como agua para chocolate — LIBROS ENTRE ALGODONES

¿Colombia superará la impunidad?

Colombia es un país que ha presentado bastantes problemas sociales, económicos y políticos, en estas problemáticas se ven influenciados los conflictos entre el gobierno, las diversas guerrillas  y otros grupos armados que se han desarrollado en nuestro país. A el Estado le es más difícil gobernar con la presencia de estos grupos debido a la oposición de ideas que estos manejan. También este país es reconocido por las relaciones y nexos con el narcotráfico, se habla del lavado de activos que hicieron grandes capos como los hermanos Rodríguez Orejuela hacia finales de los años ochenta.

Se desarrollan diversos casos de violencia a diario en Colombia, se evidencian implicaciones que estos actos tuvieron en las familias, dentro del núcleo social en el cual se encontraba la víctima, bastantes regiones han sido desprotegidas por el gobierno,  creando transformaciones sociales y territoriales, como la llegada de nuevos pobladores provenientes de otros lugares del país, el aumento de la población junto con la ausencia de planificación urbana  y ayudas del Estado ocasionan problemas de  desempleo, salud, vivienda y educación.

En las últimas décadas  al mundo de los paramilitares se han insertado bastantes jóvenes, de ambos sexos, en actividades ilícitas, estas personas deciden vincularse a estos grupos al margen de la ley debido al buen pago  que estos reciben, sumado a la difícil situación económica de las diversas regiones de Colombia,  todo esto y más aspectos sociales han hecho que incremente la población  en estos grupos a pesar de los riesgos que implica, además la desigualdad que se crea en el país hace que las personas busquen recursos o alguna manera de sobrevivir sin importarles las consecuencias que esto traiga.

Falta justicia en Colombia, existe ausencia de medidas o garantías de reparación, las cuales no se le asignan a las víctimas de los conflictos, pienso que la sociedad colombiana no puede hablar de que está inmerso en un  progreso, cuando en este país,  hay millones de víctimas sin ningún tipo de ayuda de superación, cuando hay millones de muertos como producto de este grupo paramilitar y millones de desplazados debido a los descuidos que ha tenido el Estado frente a sectores de la población.

Lo único importante es la memoria y la justicia para poder superar estas problemáticas y salir de las consecuencias que éstas traen al país

ESPOSA PATRIA

 

No me canso de andar por tus collados,
de recorrer tu cuerpo y tus colinas,
de sembrar en tu tierra desgarrada
por mi pecho de espadas y de espinas.

Centímetro a centímetro te busco,
atravieso tus valles y terrenos,
y no me pueden contener tus manos
ni me sirven tus puertas ni tus frenos.

Penetro a golpes en tus precipicios,
a golpes rompo dulces armamentos,
y caigo en tus abismos desarmados
con mis labios furiosos y mis ojos violentos.

Con mi espumoso amor, con mi oleaje,
gasto tu resistencia y tus orillas,
y llego hasta la tierra de tus huesos
coronado de incendios y semillas.

Soy labriego de todas tus parcelas,
capitán de tus muslos, minero de tus minas,
leñador de tus árboles ocultos,
verdugo de tu pelo y tus encinas.

Sacudo tus raíces coloradas,
ataco tus rodillas, tus diamantes,
y muerdo la manzana de tu cara
con mis dientes hambrientos y mis labios amantes.

Me saben a Colombia los mordiscos,
a patria los abrazos y los besos,
y me saben las sábanas a tierra,
y a tierra las cobijas y los huesos.

Mujer de barro triste y colombiano,
de orquídeas aplastadas en mi lecho,
de rojos cafetales desgranados
por mis cóleras dulces y mi pecho.

Esposa del maíz y de los tiples,
de los bambucos y los yacimientos,
esposa mía, esposa de mi espuma
y de mis tequendamas insurrectos.

Esmeralda morena, tierra viva,
chapolera, paloma de ojos bellos,
campesina vestida de amapolas,
de espigas populares y destellos.

Busco en tu frente pueblos y caminos,
galopo en tu cintura de caballos,
y te sacude el trueno de mis besos
y te ilumina el fuego de mis rayos.

Eres el río grande, el Magdalena,
yo soy el boga sobre la corriente:
me arrastran tus cabellos navegables
y veo pasar los peces por tu frente.

En tu bosque más hondo y más secreto
se abre la flor granate de mis hijos,
se multiplican mis revoluciones,
mis hojas grandes y mis ojos fijos.

Oigo en la vuelta de tu piel disparos
y me encuentro con muertos colombianos,
pero no me devuelvo, esposa mía,
y sepulto los muertos en tus manos.

He de llegar al fondo de tu vida,
al fondo de mi patria y de tus venas,
esposa patria, patria de mis besos,
capital de mis cantos y mis penas.

Sueños Errantes

Un transitar somnoliento, insensible, así cruza el autobús la gélida serranía, entre altas colinas y sembradíos, cordillera milenaria, va hundiéndose entre follajes y murallas de laja, temeroso del tiempo, recorriendo caminos grises de grava y fósil, dentro los tripulantes contemplan el hipnótico pasar de serpientes blancas que su autobús devora con el ataque de sus […]

a través de Sueños Errantes — Poemario

Malaca, colección cultural

Zenaida Wheels

img_0110

Sí hay un lugar en Malasia que lo tiene todo, es Malaca. Esta ciudad en el estrecho del mismo nombre, tiene la mayor concentración cultural del país. Aquí la gente habla cantonés, hokkien, malayo, tamil, indonesio, inglés y hasta portugués. Con la diversidad de lenguas, también llega la variedad de comidas, costumbres y creencias. Es una comunidad muy orgullosa de su pasado, conocedora de sus enredadas raíces.

La historia de Malaca es compleja. Primero, fue un importante Sultanato de Singapur, después llegaron los portugueses que se quedaron un par de siglos. Tomaron el relevo los holandeses, que al cabo de mucho tiempo la cedieron a los británicos y durante la segunda guerra mundial fue invadida por Japón. Sólo en 1957, Malaca logró librarse de tanto inquilino y se hizo parte de Malasia.

img_4495 De alguna colonia

Ese agitado pasado ha dejado en la ciudad una herencia fascinante, con edificios y ruinas de tantas épocas…

Ver la entrada original 420 palabras más